Las aplicaciones con Inteligencia Artificial.

La presencia de la AI tiene mayor peso en nuestra actualidad y en 2018 el 62% de las empresas utilizaron o implementaron la inteligencia artificial para impulsar sus negocios.

Es una realidad que la AI comience a estar en su mejor apogeo luego que se celebrara el evento tecnológico más importante a nivel mundial, el CES (Consumer Electronics Show) y en donde los ponentes más importantes hicieran hincapié en que la Inteligencia Artificial es el inicio de un significativo avance en la humanidad, como lo expuso el presidente de LG Electronics, “Evolucionar, conectar y abrir, son los tres pilares de la AI…”.

La AI está presente en casi todas las aplicaciones creadas en los últimos años; cabe destacar que apps como redes sociales ocupan algoritmos de aprendizaje en las que estudian tus gustos y preferencias, y cuando lo aprenden, poco a poco te van promocionando o mostrando artículos o páginas que has visualizado con anterioridad.

Otras de las aplicaciones que no se han hecho esperar son las de reconocimiento facial, que ahora están siendo utilizadas no solo en los celulares para desbloquear la pantalla o enviar algún emoticón animado, sino también para detectar ladrones habituales en centros comerciales, lo que hacen en Gran Bretaña por mencionar un ejemplo.

No podrían faltar las aplicaciones de seguridad, puesto que así como ha mejorado la tecnología, también mejoraron los virus o robos virtuales, siendo más ágiles y rápidos, por lo que gracias a la AI es medible la identificación de virus por medio de patrones y comportamientos anteriores de los mismos. 

Es similar lo que ocurre con las apps de marketing predictivo, que como su nombre lo indica, se encargan de identificar patrones de usuarios que puedan ser futuros clientes y de esta forma crearle una experiencia de compra particular más adecuado a sus necesidades, lo que permite que la AI intervenga en el proceso de compraventa por medio de los chatbots con el consumidor y sepa qué producto ofrecerle.

Pronto tendremos noticias de aquellas potencias comerciales que saquen a la venta algún producto que se destaque por la presencia de inteligencia artificial.

Mundo moderno: La Inteligencia Artificial

De acuerdo a IDC, se espera que en 2019 las TI (Tecnologías de la Información) aumenten en un 54% tanto en inversión como innovación para las empresas.

El término Inteligencia Artificial (Artificial Intelligence o AI) fue definido por el informático estadounidense John McCarthy y la definió como “la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes” o “la simulación de procesos de inteligencia humana por parte de máquinas, especialmente sistemas informáticos” siendo partícipe de la iniciación de esta disciplina.

La AI comenzó desde los años 50’s pero no fue hasta los 90’s que empezó a tener pequeños avances en su desarrollo; no obstante, es en nuestra era que comienza a darse el boom en la AI y que se puede decir con seguridad que hoy por hoy, ya se otorga el poder a las máquinas de pensar, hablar y decidir por sí solas.

Actualmente ¿qué sería de nosotros sin la tecnología?; usamos herramientas que nos permiten realizar actividades de manera más sencilla. Un ejemplo de ello es el smartphone, que como bien sabes, hasta puedes leer un mensaje de texto o buscar información en Internet por medio de una aplicación, como las famosas asistentes de voz Siri para iOS o Cortana para Android. Lo anterior es un modelo base de la presencia de Inteligencia Artificial y que también existen una gran variedad de aplicaciones con AI.

Sin embargo, surge una encrucijada en la podemos cuestionar, ¿hasta dónde pueden llegar los límites de la inteligencia artificial? y ¿hasta qué grado se optará por sustituir a los humanos por máquinas o robots? Son algunas de las preguntas que han generado debate desde el funcionamiento inteligente de las máquinas y los avances significativos en tecnología en la última década.

Tecnólogos expertos insisten en que se debe perder el miedo a la Inteligencia Artificial, y a su vez, mejorar y optimizar la aplicación de la misma de manera concreta y que dicha aplicación siempre dependa del objetivo de la empresa. Aseguran que a pesar de que una máquina pueda tener demasiada inteligencia, jamás será más inteligente o llegará a tener las capacidades de un ser humano.

Habrá que ver si el nivel de ambición de las empresas es muy grande para preferir por completo a las máquinas por su movilidad, rapidez y reducción de costos a largo plazo, eliminando así empleos y capital humano.